martes, julio 11, 2006






El otro día vi en televisión el enkuentro kon el papa Benedicto en Valencia y observando a las eufórikas masas me percaté de ke había gente de todo tipo: Ancianos, matrimonios kon hijos, niños y sobretodo jóvenes, muchos jóvenes ke gritaban fuera de sí y Koreaban el nombre del "santo padre" mientras otros lloraban de emoción al ver pasar al papa a 500 metros de ellos.

Lo más jodido del asunto es ke el susodicho fue allí a hacer política y si a los jefes de estado no se les permite ir a otros paises a hacer meetings, ¿porqué se le da otro trato diferente al jefe de estado del Vaticano?

De todos modos yo pienso que entre los cátolicos hay gente más o menos buena, lo ke no soporto es esa manera de compadecerse por toda la gente ke vive “alejada de la mano de Dios”
En una ocasión, al volver de un koncierto me apoyé en una pared a beberme una cerveza y se me acercó un matrimonio de ultra-cristianos practicantes, al parecer les di pena por mi aspecto, debieron pensar ke era una oveja descarriada y me empezaron a hablar de la bondad de dios y de la importancia de formar una familia basada en los pilares del cristianismo.
El kaso es ke tras media hora de discutir kon ellos sobre la existencia de Dios me dieron por imposible se fueron, aunke al principio me dieron un poko de asko, realmente me fui pensando ke eran unos ilusos y me akabaron dando pena ellos a mí.

VIVIMOS EN UN MUNDO EN EL KE YA ESTÁ TODO HECHO;

Las multinacionales arrasan a su paso todo kuanto ayer fue virgen,
ya noy hay vida donde antes la hubo,
han kambiado árboles por farolas,
la hierba por el asfalto.
Miles de eskaparates kon produktos de lujo para unos pokos privilegiados.
Y es que el ser humano karece de responsabilidad para hacer girar el mundo, kizá por eso krearon Dioses, para kontrolarlo todo y ya de paso infundir un respeto y una falsa moral ke perdura por los siglos de los siglos.